La historia de Amanda

La historia de Amanda

Yo soy una de esas personas que encontró amor después de haber sido abusada.

Estuve casada por cinco años con un hombre que era abusivo física, emocional y sexualmente (me agarraba por el cuello, me pegaba, me lanzaba contra las paredes, me violaba y me hacía sentir que yo no valía nada). En marzo de 2010 “puse en acción mi plan de seguridad” y dejé a mi esposo.

Desde marzo de 2010 hasta marzo de 2011 (que fue el período tiempo que tardó mi trámite de divorcio) me pasé MUCHO tiempo leyendo libros sobre violencia doméstica, leyendo blogs de sobrevivientes, buscando información en páginas web como esta y también trabajando a profundidad con la ayuda de un psicólogo. Leí y aprendí todo lo que pude sobre la violencia doméstica pues yo sabía que quería poder un día tener una relación saludable y no quería que el mismo “ciclo” me volviera a atrapar. Quería convertirme en una sobreviviente saludable y feliz.

En abril de 2011, un hombre que de lejos había conocido me invitó a salir. Me daba terror volver a confiar en alguien (incluso tratándose de una simple salida) pero gracias a todo lo que yo había investigado, sabía que él era un hombre bueno y honesto. Nuestra primera cena se convirtió en un picnic y en una caminata, después de los que salimos juntos por varias semanas, después de las cuales nos llegamos a convertir en una “pareja”.

Formar parte de una “pareja” (en una relación saludable) fue algo increíble a la misma vez que aterrorizante. Era increíble porque se me había olvidado cuán maravilloso era tener una relación que fuera saludable, pero también era aterrorizante porque me daba miedo que, A: algo pudiera suceder en el transcurso de nuestra relación que iba a hacer que él “cambiase” y, B: temía que mi ex esposo nos anduviera persiguiendo a mi o a mi novio. No obstante, gracias a todo lo que yo había sanado y a todo lo que yo había investigado, yo sabía que la opción “A” no iba a ocurrir y, afortunadamente, la opción “B” tampoco sucedió.

Fue por estar en esta relación que yo llegué a aprender lo que es un hombre de verdad (los hombres verdaderos te tratan con un total respeto). Son cariñosos, dulces y amables. Te aman como eres (con lo que te gusta, te disgusta, tus metas y tus ideas). Ellos NUNCA JAMÁS te hacen daño física, emocional o sexualmente. Y una de las cosas más importantes, especialmente para una sobreviviente de violencia doméstica, es que son pacientes contigo. No te puedo decir cuántas veces tuve de repente que dejar de hacer algo, irme de un lugar o simplemente necesité que me consolara cuando de pronto algo empezaba a “desencadenar” recuerdos de mi pasado. Un hombre real te va a apoyar cuando lo necesitas y te va a ayudar a sanar mostrándote qué es el amor real.

Dos años más tarde, el 30 de marzo de 2013 me casé con este hombre absolutamente maravilloso. Hoy tengo un esposo que en el pasado nunca me imaginé que pudiera existir. Mi matrimonio es maravilloso, libre de abuso y miedo. Nuestro hogar es nuestro sitio feliz, y está lleno de amor.

Después de haber pasado por una relación abusiva llegar a poder confiar en alguien se hace extremadamente difícil. Creo que mi truco para “encontrar amor” fue que me tomé mi tiempo para poder sanar, para llorar y para aprender tanto como me fue posible sobre las personalidades abusivas y sobre lo que es una relación saludable.

Soy una esposa feliz. Y me siento muy agradecida de que hoy pueda decir que ¡SÍ pude encontrar amor tras el abuso!

Comment section

0 replies

Leave a Reply

Please feel free to add your comments, but be aware that this blog is a public space. Your email address is required to comment but will not be public or shared. Please note that entering a website address in the comment form will create a link to the site’s URL. We reserve the right to remove comments that do not abide by our community guidelines.

caret-downemailfacebookgoogleplusLove is Respect Heart Iconlinkedinmagnifying-glasspdfpinterestreddittumblrtwitter
Click to go back to top of page.