La historia de Francesca

La historia de Francesca

Vivir con un hombre como mi ex marido es como vivir con una pistola apuntándote a la cabeza cada día de tu vida sin saber cuándo se va a disparar el gatillo.

Estoy escribiendo para narrarte mi historia (de cómo fui una víctima y una sobreviviente de violencia doméstica repetida e implacable), y para llamarte la atención sobre los puntos débiles del sistema judicial y sobre la falta de conocimiento general que existe en la comunidad sobre la violencia doméstica.

Me casé con mi ex esposo en octubre de 2005 pensando que él era un hombre comprensivo, amable, dulce, compasivo y cariñoso. No fue hasta que salí embarazada con nuestro primer hijo que su verdadero carácter salió a relucir. Cuando tenía como seis meses de embarazo me metió una bofetada en la cara que me dejo un ojo amoratado y me dejó en el suelo noqueada. Afortunadamente nada le pasó a mi bebé pero ahí no se terminó el abuso. En ese entonces yo estaba viviendo en Ecuador. Me sentía atrapada y tenía miedo.

Mi hija nació en junio de 2007 y viajamos a los EE.UU. en agosto de 2007 para quedarnos aquí de forma permanente. Una vez que llegamos él nunca se contuvo. Tan solo tres semanas después de haber llegado a los EE.UU. ya tres personas habían llamado a la policía tras escuchar las disputas domésticas y a él lo arrestaron por haberme golpeado mientras estaba yo cargando a nuestra bebé. Traté en otro momento de llamar al 9-1-1 pero él arrancó de la pared de un tirón el cable del teléfono, amenazándome con que si yo testificaba en contra suya me iba a matar, y yo se lo creí.

Las violaciones eran algo común en nuestra casa y no puedo contar las veces que yo yacía en la cama llorando mientras él me violaba. También me agarraba por el cuello con frecuencia,  me golpeaba la cabeza contra las paredes de nuestra casa dejando grandes huecos, me torturaba sexualmente, mentalmente, psicológicamente y me arruinó económicamente.

Cuando nuestra hija tenía tres años la golpeó en la cara dejándole un ojo amoratado, tras lo que hizo que la niña se quedara en casa sin ir a la guardería varios días hasta que se le quitara el moretón. En otra ocasión rompió la pared con la cabeza de mi hija, lo que fue reportado al Departamento de Protección de Menores del estado de Illinois quienes reconocieron que sin dudas él había abusado de nuestra hija pero no continuaron con el caso.

Traté con tanta fuerza de protegerla contra él, pero cada vez que él la golpeaba yo me metía y recibía mi propia golpeadura en nombre de ella. Yo no lo reportaba porque estaba segura de que él me mataría o que secuestraría a nuestra hija si yo me atrevía a hacerlo.

Posiblemente la peor parte de esta historia es que él por poco me mató. De hecho, me mató, si vamos a hablar de forma técnica, pero afortunadamente los médicos pudieron revivirme. El incidente específico que conllevó a esto es que estábamos discutiendo de forma acalorada porque yo me tenía que ir del Ecuador para volver a los EE.UU. donde se suponía me fuera a hacer mi Maestría en Bioquímica en un Colegio de Medicina. Él no había podido obtener su visa de entrada a los EE.UU. para viajar al mismo tiempo y me amenazó con divorciarse si yo no me quedaba con él en Ecuador. Me agarró por las muñecas, me gritó y entonces me amenazó con un destornillador. Me fui andando a la casa con la certeza de que me iba a divorciar de él y recordando que en tres días tenía que agarrar un vuelo de regreso a los EE.UU. Me acosté a dormir una siesta y no me desperté hasta cuatro días más tarde.

Me encontraba en el hospital con un ventilador puesto y me informaron que había sufrido varios ataques al corazón. Había caído en un coma tan profundo que me habían dado el índice más bajo en la escala Glasgow de clasificación de comas. Es verdaderamente un milagro que haya sobrevivido.

Yo creo firmemente que mi ex esposo trató de envenenarme con scopolamine, una droga que se usa comúnmente en algunas partes de América Latina para drogar a la persona con la que uno sale y así poder violarla. También telefoneó al colegio de medicina al que se suponía que yo fuera y les había dicho que yo me había tratado de suicidar en vez de decirles la verdad de lo que había sucedido. Esto hizo que me negaran la entrada a ese colegio. Ese hombre ha saboteado mi carrera, mis trabajos, no dejó que yo tuviera amigos ni que me relacionara con mi familia, destruyó mi casa y maltrataba a golpes mis mascotas.

Al contarle mi historia a amigos y familiares, la reacción de algunos de ellos es preguntarme por qué no lo dejé mucho antes y otros no me han creído en lo absoluto. Me deja atónita cuando veo lo poco educado que está el público sobre la violencia doméstica.

La gente no comprende cuán difícil se hace escapar. Se hace casi imposible juntar evidencia alguna pues siempre el agresor encuentra la manera de destruirla. Desde fuera nadie puede saber qué es lo que está pasando pues el agresor tiene a su víctima atrapada y sola. La aísla de toda interacción con el exterior y trata de controlar su mente, y lo hace en muchos casos con éxito.

Si una mujer se las arregla y consigue escapar, el sistema judicial hace poco para ayudar o protegerla. Un intercesor contra violencia doméstica que me dijo una vez que existe sólo un 50% de posibilidades de que en mi condado a una persona acusada de violencia doméstica se le encuentre culpable, aún en casos donde se han presentado fotos de la persona ensangrentada, donde se cuenta con testigos creíbles, reportes del hospital y otros tipo de evidencia. Es por eso que no es tan simple como que la mujer salga por la puerta sin más. Alejarse de un hombre que piensa que tú le perteneces constituye un riesgo real de vida o muerte. Uno podría, y ha sucedido muchas veces, morir en el intento.  4 de cada 5 muertes a causa de una golpeadura doméstica han tenido lugar cuando la mujer estaba tratando de irse.

Pido que nos ayudes a que eduquemos al público sobre estos problemas. Hay mujeres que cada día están siendo golpeadas por sus esposos, lo que es un delito. Uno puede ser acusado de cometer un crimen si te metes en una pelea en un bar, pero si le pegas a tu mujer, el mensaje que estos hombres están recibiendo del sistema judicial es que lo máximo que van a recibir es una amonestación menor envergadura, si acaso.

Uno de los problemas más difíciles que en mi opinión enfrentan las mujeres y niños abusados es que la persona que agrede suele aislar a su víctima al punto de que la mayoría del tiempo no existen testigos presenciales. Por tal razón se vuelve muy difícil procesar estos casos, y lo que es aún peor, esto conlleva a que las oficinas fiscales del estado se vuelvan reacias a siquiera intentarlo pues ven en ello un desperdicio de recursos y dinero.

La violencia doméstica NO ES un asunto de familia. Es algo que le concierne a todos. Nos afecta a todos incluso si no estamos siendo abusados. Las mujeres deben poder alzar su voz contra sus agresores. Deben contar con la oportunidad de ajusticiar a sus agresores. El público debe ser educado sobre lo que significa ser maltratado/golpeado y el por qué se vuelve tan difícil escapar. Si contamos con castigos más rígidos y mejores esfuerzos de prevención, muchas mujeres van a poder salir más pronto de este tipo de situaciones. POR FAVOR ayúdame a mi y a las demás mujeres a luchar por lo que es esencialmente lo correcto.

Comment section

2 replies
    1. Hola Marangely,
      Gracias por contactarnos. Me gustaría que te pusieras en contacto con nuestros defensores para que te puedan asesorar mejor, ya que por razones de confidencialidad y privacidad no respondemos a preguntas sobre relaciones por aquí. Ellos hablan español también. Puedes llamar 1-800-799-7233 o visitar nuestra página en español http://www.espanol.thehotline.org
      Saludos cordiales,
      The Hotline Admin

Leave a Reply

Please feel free to add your comments, but be aware that this blog is a public space. Your email address is required to comment but will not be public or shared. Please note that entering a website address in the comment form will create a link to the site’s URL. We reserve the right to remove comments that do not abide by our community guidelines.

caret-downemailfacebookgoogleplusLove is Respect Heart Iconlinkedinmagnifying-glasspdfpinterestreddittumblrtwitter
Click to go back to top of page.